Home » Posts tagged 'Reforma Constitucional'

Tag Archives: Reforma Constitucional

Connection between the ‘no’ to the italian constitutional reform and the lack of leadership in Europe

logo-faes

Favored by the limited and sometimes folkloric knowledge that foreigners have about the Italian political system, some well-meaning professors of the “yes”, who have lost badly in the constitutional referendum on December 4, 2016, continue writing erroneous things. None of them knows how to respond to the key question: Would the constitutional reforms submitted to the voters have improved or worsened the Italian political system?” The answer of 19, 420,000 voters, 60%– not of restricted negative elites, but of a surprising majority of flesh and bone citizens – was a clear “no”. Those governmental reforms, as several sponsors of the NO front have argued, were not dealing with the most significant problems of the Italian political system, secondly, they would have caused confusion and inter-institutional conflicts which would have worsened the functioning of the political system; thirdly, they constituted a plebiscitary attempt by the president of the government Matteo Renzi to increase his personal political power.

From the very first moment, Renzi claimed that his reforms were the first reforms made in the past thirty years (it is not true: important reforms were made in 1993, 2001 and 2005, both constitutional and electoral ones), and wagered his political career announcing his resignation and outright exit from politics if he should lose. He has not been true to his word and has resigned only as head of government. As secretary of the Partito Democratico, he has blatantly managed his succession, imposing Gentiloni and, now, he is weakening him in order to cause early elections. He will not obtain it quickly because a debate is wide open on the need to revise the electoral law. Following the Ruling of the Constitutional Court of January 25, 2017, which has abolished the second ballot for the allocation of bonus in seats of the majority, that is to say, the core of the Italicum, law defined by Renzi and by his minister Boschi as “an optimum law which all Europe will envy and half Europe will imitate”, a different law must be formulated. Indeed, the combination of the constitutional reforms meant to drastically reduce the powers of the Senate with an electoral law giving great power to the party and its leader who obtained the bonus of the majority, Renzi attempted unfairly to change the way of governing by crushing the opposition.

The diagnosis on which the reforms were based was deeply wrong. Neither the Italian bicameral parliamentary system nor, specifically, the Senate, have ever been obstacles to the action of the Government. A wealth of comparative data, all concordant, reveal that the Italian bicameral parliamentary system has regularly produced a higher number of laws than the British, German and French two-chamber systems, and it has done it in inferior times on average. Almost 85 per cent of the adopted laws have been introduced by governmental initiatives. More than half of the laws formulated by the Renzi Government were imposed by decree and adopted through a vote of confidence. The Italian Government gets what it wants and when it wants from the Parliament, as long as it knows what it wants. It is true that there have been 64 governments in Italy from 1946 until now, but it is also true that there have only been 23 first ministers and that many ministers have remained in office for a long time, ensuring the continuity of the public policies. It is true that the average duration of an Italian government is around a year and a half, but it’s also true that many Governments, Craxi, Prodi, Berlusconi, have stayed for two, three, four years and that many heads of Government have succeeded themselves: from Alcide de Gasperi (December 1945-March 1953), to Aldo Moro (December 1963-June 1968) and to Silvio Berlusconi (May 2000 – April 2006). Other cases could be easily added.

I am simply pointing out two facts. First, the Renzi Government (February 2014 – December 2016) has lasted 1,011 days, that is, almost three years. Second only two Italian governments have fallen because defeated in a vote of confidence: Prodi, October 1998, submitted an unnecessary request of confidence to the Chamber of deputies ; and Prodi, in January 2008, narrowly defeated through a motion of censure in the Senate, by a handful of senators who had “sold” their votes. An example of the classical Italian parliamentary disease: trasformismo? Certainly yes, but in the constitutional reforms there was no remedy to trasformismo. In order tostrengthen and stabilize the government, as the Spaniards and before them, the Germans (who legally invented it) know, one could have introduced the constructive vote of no confidence. It has never been taken into consideration. Renzi was convinced that the bonus of the majority of the electoral law would have made him very strong, much better, and much more than any “German” institutional mechanism which could have allowed his majority to substitute him. Lastly, the powers of the regions were notably reduced and the State (that is, the Government) claimed the last and decisive word thanks to the Supremacy Clause: from a regionalist State to a re-centralized State.

The weakness of Italy in the European Union depends little on the institutional mechanism and much on the lack of reliability of the Italian rulers, Renzi included, maybe with the only exception of the two Governments under Romano Prodi (1996-1998 and 2006-2008 with Tommaso Padoa Schioppa as Minister of Economy). Nevertheless, it is inconceivable that the Italian credibility would have improved endowing the European policies almost exclusively to the reformed Senate, formed by regional councilors designated by their colleagues, clearly without any consideration regarding their (almost surely inexistent) European knowledge and skills, which are not the central element of their campaign to be elected among the several regional councilors.

In brief, not only the constitutional reforms of the Renzi Government did not make sense, but most probably they would not have improved the functioning of the political system. Also because of this they have been soundly rejected. None of the disasters indicated in an intimidating way by the Government and its followers, as well as by some professors of the “yes” who expected rewards and positions, have occurred. No aggression against the Italian economy has followed. No increase in the spread between Italian Treasury bonds and the German ones has materialized. Even the crisis of the Government has been resolved quickly, but not in a convincing way. The Gentiloni Government is a photocopy of the Renzi Government with just one new minister (a woman, herself responsible for the bad constitutional reforms). The Italian difficulties continue, but attributing them to those who have defeated the constitutional reforms is simply wrong. Maintaining that the reforms would have solved badly identified problems is just as wrong. Better reforms can be done, starting with the electoral law. It is the task of a political class worthy of that name. Unfortunately, in a situation in which a problem of leaderships exists in almost all European countries, Italy is not an exception. Those who voted NO have said that they do not want inadequate rulers to manipulate the Italian Constitution. Nothing else, but most of all, nothing less.

09/02/2017  faes FUNDACIÒN

La respuesta a reformas mal hechas y plebiscitarias es “no”

logo-faes

gp-faes

Favorecidos por el escaso y a veces folclórico conocimiento que los extranjeros tienen del sistema político italiano, algunos voluntariosos profesores del “sí”, que han perdido a lo grande el referéndum constitucional del 4 de diciembre de 2016, continúan escribiendo cosas que son erróneas. Ninguno de ellos ha sabido responder en ningún momento a la pregunta clave: “¿Las reformas constitucionales sometidas a aprobación, habrían mejorado o empeorado el sistema político italiano?” La respuesta de 19.420.000 electores, el 60% -no, por tanto, de restringidas elites negativas sino de una sorprendente mayoría de ciudadanos de carne y hueso- fue un cristalino “no”. Esas reformas gubernamentales, como argumentaron algunos exponentes del frente del NO: primero, no abordaban los problemas más significativos del sistema político italiano; segundo, habrían producido confusión y conflictos inter-institucionales que habrían empeorado el funcionamiento del sistema político; tercero, constituían una tentativa plebiscitaria del presidente del gobierno Matteo Renzi para acrecentar su poder político personal.

Desde el primer momento, Renzi reivindicó como suyas las reformas, como las primeras reformas de los últimos treinta años (no es verdad: se hicieron reformas importantes en 1993, en 2001, en 2005, constitucionales y electorales) y apostó su carrera política anunciando su dimisión y abandono de la política en caso de perder. No ha sido fiel a su palabra y ha dimitido solo como jefe de gobierno. Como secretario del Partito Democratico ha dirigido descaradamente su sucesión, imponiendo a Gentiloni y, ahora, le está debilitando para desencadenar elecciones anticipadas. No podrá lograrlo rápidamente porque se ha abierto un debate sobre la ley electoral tras la sentencia de la Corte constitucional del 25 de enero de 2017 que ha abolido el balotaje para la atribución del premio en escaños de la mayoría, es decir, el corazón del Italicum, ley definida por Renzi y por su ministro Boschi como “una ley óptima que toda Europa envidiará y media Europa imitará”. Combinando reformas que reducían drásticamente los poderes del Senado con una ley electoral que daba enorme poder al partido y al líder que obtuviese el premio de la mayoría,

Renzi pretendía cambiar de manera torticera la forma de gobierno arrinconando a la oposición.
El diagnóstico sobre el que se basaba la reforma estaba profundamente equivocado. Ni el bicameralismo paritario italiano ni, específicamente, el Senado, han sido nunca un obstáculo a la acción del gobierno. Los datos comparados, todos concordantes, ponen en evidencia que el bicameralismo italiano ha producido regularmente un número más elevado de leyes que el bicameralismo británico, alemán y francés, y lo ha hecho en tiempos de media inferiores. Casi el 85% de las leyes aprobadas son de iniciativa gubernamental. Más de la mitad de las leyes formuladas por el gobierno Renzi fueron impuestas por decreto y aprobadas mediante voto de confianza. El gobierno italiano obtiene lo que quiere y cuando quiere del parlamento, siempre que sepa qué cosa quiere. Es verdad que en Italia ha habido 64 gobiernos de 1946 a hoy, pero también es cierto que solo ha habido 23 primeros ministros y que muchos ministros han permanecido en sus cargos largo tiempo, garantizando la continuidad de las políticas públicas. Es verdad que la duración media de un gobierno italiano es de alrededor de un año y medio, pero también es verdad que muchos gobiernos, Craxi, Prodi, Berlusconi, se han mantenido durante dos, tres, cuatro años y que muchos jefes de gobierno se han sucedido a sí mismos: desde Alcide de Gasperi, diciembre 1945-marzo de 1953, a Aldo Moro, diciembre 1963-junio 1968 a Silvio Berlusconi, mayo 2001-abril 2006. Se podría continuar fácilmente.

Me limito a señalar dos hechos. Primero, el gobierno de Renzi, febrero 2014-diciembre 2016, ha durado 1.011 días, es decir, casi tres años. Segundo, solo dos gobiernos italianos han caído a causa de la pérdida de confianza: Prodi, octubre de 1998, sometió a la Cámara una no necesaria cuestión de confianza; y Prodi, en enero de 2008, por una ajustadísima moción de censura en el Senado, obra de unos senadores que habían “vendido” su voto. ¿Un ejemplo de la clásica enfermedad parlamentaria italiana, el trasformismo? Ciertamente sí, pero en la reforma constitucional no se proponía ningún remedio al transformismo. Para reforzar y estabilizar el gobierno, como saben los españoles y antes que ellos los alemanes que lo inventaron legalmente, se podía pensar en la introducción de la moción de censura constructiva. No se ha tomado nunca en consideración. Renzi estaba convencido de que el premio de la mayoría de la ley electoral lo habría hecho muy fuerte, mucho mejor y mucho más que cualquier mecanismo institucional “alemán” que hubiera podido incluso permitir a su mayoría sustituirle. Por último, los poderes de las regiones eran notablemente redimensionados y al Estado (o sea, al gobierno) se atribuía la última y decisiva palabra gracias a la cláusula de supremacía: de un Estado regionalista a un Estado re-centralizador.

La debilidad de Italia en la Unión Europea depende poco de los mecanismos institucionales y mucho de la falta de fiabilidad de los gobernantes italianos, Renzi incluido, quizá con la única excepción de los dos gobiernos dirigidos por Romano Prodi (1996-1998 y 2006-2008 con Tommaso Padoa Schioppa como ministro de Economía). Sin embargo, es impensable que la credibilidad italiana hubiera mejorado atribuyendo las políticas europeas casi en exclusiva al Senado reformado, compuesto por consejeros regionales nombrados por sus colegas, evidentemente sin ninguna consideración relativa a sus (casi seguramente inexistentes) conocimientos y competencias europeos, que no es el elemento central de su campaña para hacerse elegir en los varios consejos regionales.

En suma, las reformas constitucionales del gobierno Renzi no solo no tenían sentido, sino que seguramente no habrían mejorado el funcionamiento del sistema político. También por esta razón han sido sonoramente rechazadas. No ha ocurrido ninguno de los desastres preconizados de manera intimidatoria por el gobierno y por sus seguidores, también por muchos profesores del “sí” que esperaban recompensas y cargos. No ha ocurrido ningún ataque a la economía italiana. Ningún aumento de la prima de riesgo entre los bonos del Tesoro italiano y los alemanes. Incluso la crisis de gobierno se ha resuelto rápidamente, aunque no de manera convincente. El gobierno Gentiloni es una fotocopia del gobierno Renzi con un solo ministro nuevo (mujer, por lo demás responsable de las malas reformas constitucionales). Las dificultades italianas continúan, pero atribuirlas a los que han tumbado las reformas constitucionales es simplemente equivocado. Igualmente equivocado es sostener que las reformas habrían resuelto problemas mal identificados. Se pueden hacer reformas mejores, comenzando por la ley electoral. Es la tarea de una clase política digna de ese nombre. Desgraciadamente, en una situación en la que en eccasi todos los países europeos existe un problema de liderazgo, Italia no es una excepción. Los electores del NO han dicho que no quieren gobernantes inadecuados que enreden con la Constitución italiana. Nada más, pero sobre todo, nada menos.

Pubblicado 08/02/2017 Faes, Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales

El resultado refleja una crítica al gobierno, no una protesta

la-nacion

Entrevista Elisabetta Piqué LA NACION martes 06 de diciembre de 2016

ROMA.- Es un error clamoroso considerar la derrota deRenzi una victoria del populismo. Palabra de Gianfranco Pasquino, politólogo italiano de gran prestigio internacional, que tuvo entre sus maestros a Norberto Bobbio y Giovanni Sartori.

En una entrevista con LA NACION, Pasquino, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Bologna y defensor del no en el referéndum constitucional, también destacó que Europa hace bien en tenerle miedo al Movimiento Cinco Estrellas, del cómico Beppe Grillo, el gran ganador de la cita electoral que hundió a Matteo Renzi.

-¿Se esperaba un resultado tan imponente?

-Así de imponente no. Habiendo hecho campaña por el no, esperaba el rechazo a la reforma constitucional, pero el resultado fue más allá de mis expectativas.

-¿Cree que los italianos votaron en contra de la reforma constitucional o que fue un voto de protesta?

-No, no fue un voto de protesta. Ha sido un no a las terribles reformas que el gobierno de Renzi pretendía llevar a cabo en la Constitución. Ha sido un no a la horrible campaña electoral que ha acompañado el casi plebiscito personal en el que Renzi ha tratado de convertir este referéndum. Ha sido un rechazo frontal a las reformas sociales y económicas que ha llevado a cabo, y que atañen sobre todo al mercado laboral y a la escuela. Y ha sido también un no a los pequeños regalitos que Renzi ha hecho a los jóvenes y a las mujeres. Todo junto provocó un no sonoro y rotundo.

-¿No considera entonces que en este resultado también ha jugado un papel importante la protesta de la clase media

-No entiendo por qué debe protestar la clase media. Si se trata de protestar, todos los que no están demasiado bien tienen motivos para protestar, y se trata de un número importante de italianos. Pero tampoco hay que exagerar. En Italia no existe un grandísimo malestar, al menos no tan difundido como en otros países, porque el Estado de Bienestar sigue funcionando bastante bien. El resultado refleja más una crítica al gobierno que una protesta.

-Esta derrota de Renzi es vista en medio mundo como una nueva victoria del populismo. ¿Usted comparte esta opinión?

-No, me parece un error clamoroso. Hay populismo en algunos aspectos de hacer política de la Liga Norte. E incluso en Renzi: en los mensajes que ha lanzado de cara a este referéndum, en su insistencia en que lo que estaba en juego era reducir cargos y disminuir los costos de la política y mensajes parecidos. Son todos llamamientos populistas realizados por el jefe de gobierno que, como se ha visto, han sido rechazados por la gran mayoría de los italianos.

-Pero es evidente que en Europa hay terror ante la posibilidad de que el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) que lidera Beppe Grillo, y que Bruselas y mucha cancillerías tachan de populista, pueda llegar al poder.

-Europa hace bien en tenerle miedo al M5E, porque es un movimiento muy fuerte y que no está salpicado por ningún escándalo. Pero Europa hace mal en considerarlo populista. Es un movimiento de crítica de la política y de los políticos, pero no tiene características como las que, por ejemplo, puede tener la extrema derecha en Austria, algunas formaciones en Holanda, organizaciones como los suecos democráticos o los así llamados Verdaderos Finlandeses. El M5E representa una parte importante del electorado italiano, cuenta con el apoyo de muchísimos jóvenes que quieren cambiar la política, y no es un movimiento de tipo xenófobo.

-¿Ganará el M5E las próximas elecciones generales, como dicen los sondeos?

-Eso no lo sé. Dependerá en parte de los votantes italianos y en parte del tipo de ley electoral que se haga.

-Tras el Brexit muchos predecían una hecatombe financiera en Italia en caso de que saliera el no en el referéndum. Pero no ha habido esa reacción.

-Porque los mercados son sabios, porque han entendido que el resultado no genera ningún apocalipsis. Provocará un cambio de gobierno, pero los italianos estamos habituados a los cambios de gobierno y sabemos muy bien cómo administrarlos. La economía italiana probablemente sea lenta, pero aún es bastante sólida.

Es un error clamoroso decir que ha sido una nueva victoria del populismo

el mundo

Entrevista IRENE HDEZ. VELASCO Enviada especial ROMA 06/12/2016

Habiendo sido alumno de gigantes del tamaño de Norberto Bobbio y Giovanni Sartori, no es extraño que Gianfranco Pasquino (Trana, 1942) sea uno de los más reputados politólogos italianos. Especializado en Política Comparada, ha dado clase en la Universidad de Harvard, en la de Florencia, en la de California y, sobre todo, en la Bolonia. Y como Pasquino, la célebre estatua de Roma en la que desde el siglo XVI los ciudadanos tienen por costumbre dejar mensajes escritos con sus críticas a personajes públicos, este otro Pasquino tampoco tiene problemas en meterle el dedo en el ojo al poder…

el-mundo-gp

¿Se esperaba un resultado tan clamoroso?

No. Así de clamoroso no. Obviamente, habiendo hecho una larga y fatigosa campaña a favor del No, esperaba que el rechazo a la reforma constitucional ganase con un buen resultado. Pero esto va mucho más allá de mis expectativas.
¿Los italianos han rechazado realmente la reforma constitucional o el suyo ha sido un voto de protesta?
No ha sido un voto de protesta. Ha sido un No a las terribles reformas que el Gobierno Renzi pretendía llevar a cabo en la Constitución. Ha sido un No a la horrible campaña electoral que ha acompañado el casi plebiscito personal en el que Renzi ha tratado de convertir este referéndum. Ha sido un No al Gobierno Renzi, un rechazo frontal a las reformas sociales y económicas que ha llevado a cabo, y que atañen sobre todo al mercado laboral y a la escuela. Y ha sido también un No a los pequeños regalitos que Renzi ha hecho a los jóvenes y a las mujeres. Todo eso, junto, ha provocado un No sonoro y resonante, rotundo.

¿Qué ocurrirá ahora? ¿Se formará un nuevo Gobierno y en unos meses habrá elecciones?

Espero que haya un nuevo Gobierno y que sea un Gobierno político, no técnico, al frente de cual haya un exponente del Partido Demócrata. Nuestra Constitución contempla que el presidente de la República nombre al primer ministro, que el primer ministro nombre a sus ministros y que el Gobierno pase una votación de confianza en las dos cámaras. Si Renzi, secretario general del Partido Demócrata, no se opone en esa votación de confianza, el nuevo Gobierno obtendrá luz verde tanto de la Cámara de los Diputados como del Senado. Cuando haya Gobierno, será necesario aprobar una ley electoral. Ahora tenemos una ley electoral para la Cámara de los Diputados que se debe que reformar y hay que hacer una ley nueva para el Senado. Y luego hay que aprobar los presupuestos generales. Hay cosas que hacer, cosas que llevan tiempo. Creo que es absurdo hacer un Gobierno nuevo para sólo unos meses, el nuevo Ejecutivo debe agotar la legislatura y llegar a 2018, a su conclusión natural.

Esta derrota de Renzi ha sido interpretada como una nueva victoria del populismo después del Brexit y en las elecciones presidenciales estadounidenses. ¿Comparte esa opinión?

No, me parece un error clamoroso. Hay populismo en la Liga del Norte. Y si acaso hay populismo en Renzi, en los mensajes que ha lanzado de cara a este referéndum, en su insistencia en que lo que estaba en juego en esta consulta era reducir los cargos públicos, disminuir los costes de la política y otros mensajes parecidos… Todo eso son llamamientos populistas realizados por el jefe del Gobierno y que, como se ha visto, han sido rechazados por la gran mayoría de los italianos.

Pero es evidente es que en Europa hay terror ante la posibilidad de que Cinco Estrellas, el movimiento que lidera Beppe Grillo y que muchos tachan de populista, pueda llegar al poder…

Europa hace bien en tener miedo de Cinco Estrellas, porque es un movimiento muy fuerte y que no está salpicado por ningún escándalo. Pero Europa hace mal en considerar a Cinco Estrellas un movimiento populista. Es un movimiento de crítica de la política y de los políticos, pero que no tiene características populistas como las que por ejemplo puede tener la extrema derecha en Austria, algunas formaciones en Holanda, organizaciones como los Demócratas Suecos o los así llamados “Verdaderos Finlandeses”… Cinco Estrellas representa una parte importante del electorado italiano, cuenta con el apoyo de muchísimos jóvenes que quieren cambiar la política y desde luego no es un movimiento de tipo xenófobo.

Muchos predecían una hecatombe financiera en Italia si ganaba el NO. Pero no ha sido así.

Porque los mercados son sabios, porque la victoria del NO no genera ningún apocalipsis. Provocará un cambio de Gobierno, pero los italianos estamos habituados a los cambios de Gobierno y sabemos cómo administrarlos. Los mercados financieros hacen bien en no atacar a Italia, si lo hicieran perderían. La economía italiana probablemente sea lenta y perezosa, pero en conjunto aún es bastante sólida.

¿Fue un error por parte de Renzi jugar la carta del miedo?

Renzi ha jugado a meter miedo para tratar de vencer, trataba de amedrentar a los italianos haciéndoles creer que sólo él podía resolver la situación y que todos los demás era amasijo de inútiles. Sin embargo, en ese amasijo estaban la mayoría de los italianos y muchas organizaciones que lo único que querían era evitar unas nefastas reformas constitucionales.

Si tuviera que apostar, ¿quién cree que será el próximo primer ministro?

No quiero apostar sobre nombres. Pero creo que será alguien con experiencia política, con una biografía, con presencia en el Parlamento y miembro del Partido Demócrata. Hay cuatro o cinco personas que reúnen estas características. Y creo también que debe ser alguien no muy distante a Renzi. Muchos hablan de Dario Franceschini (en la actualidad ministro de Cultura). En realidad son demasiados los que hablan de Franceschini, y tal vez por eso no será él el elegido. Podría ser también Delrio (ministro de Infraestructuras y Transportes), pero es una figura menos incisiva. Otros creen que podría ser el turno de una mujer, como Roberta Pinotti, la ministra de Justicia. Y hay quien sostiene que el nuevo primer ministro será alguien con un cargo institucional, algo que yo espero que no ocurra porque ni la presidenta de la Cámara de Diputados ni el presidente del Senado tienen experiencia política previa.

Muchos dan en cabeza al ministro de Economía, Pier Carlo Padoan…

Creo que no sería una buena elección. Si es bueno como ministro de Economía es justo que siga siendo en ese cargo, y si no es bueno no veo por qué habría que ascenderlo. Además Padoan es un técnico, y yo considero que el nuevo primer ministro debe de ser un político.

 

Muchisimas gracias a todos los que participaron ayer a la memorable convocatoria de la Fundación Luiz Maria Duarte en Asunción. Gran exito


Assuncion Sala Bicameral del Congreso Nacional 2015

Assuncion Sala Bicameral del Congreso Nacional 2015 2

Assuncion 2015 domande

Assuncion 2015 sala

Assuncion 2

Assuncion 2015 sala 3

La ciencia política como herramienta de modificación institucional

Conferencia magistral

Reforma Constitucional: reeleccón y segunda vuelta electoral

Sistemas políticos, sistema de partidos y Ley departidos políticos

Sistema electoral: listas bloqueadas

17 de agosto 2015

Sala Bicameral del Congreso Nacional – Assunción Paraguay

Organiza la Fundación Luis Maria Duarte

ENTREVISTA A GIANFRANCO PASQUINO SOBRE CONFERENCIA MAGISTRAL – PARAGUAY TV

 

ENTREVISTA A GIANFRANCO PASQUINO – Red Innovación

 

La ciencia política como herramienta de modificación institucional

Conferencia magistral

Reforma Constitucional: reeleccón y segunda vuelta electoral

Sistemas políticos, sistema de partidos y Ley departidos políticos

Sistema electoral: listas bloqueadas

17 de agosto 2015 a las 19 hs

Sala Bicameral del Congreso Nacional – Assunción Paraguay

Organiza la Fundación Luis Maria Duarte 

ASSUNCION