Home » Posts tagged 'Al Qaeda'

Tag Archives: Al Qaeda

Non cediamo ai portatori d’odio

“Siamo tutti americani” fu il memorabile titolo dell’editoriale del 12 settembre 2001 del Corriere della Sera firmato da Ferruccio De Boritoli. “Je suis Charlie” gridarono subito dopo l’attentato alla redazione del giornale satirico parigino del 7 gennaio 2015. Dopo la strage delle Ramblas la frase che circola è “SomTotsdeBarcelona”. È evidente e importante il messaggio di solidarietà e di condivisione del dolore e dello sdegno per efferate azioni di terrorismo di chiara e rivendicata matrice islamica. Tuttavia, in sé, nessuno di quei messaggi è soddisfacente; anzi, rischia di essere considerato una molto magra, imbelle, inadeguata e ripetitiva consolazione dai molti che hanno comprensibile paura degli attentati terroristici. Neanche affermare che non abbiamo paura è una reazione verbale dotata di significato. Al contrario, il messaggio dev’essere che abbiamo effettivamente paura di quello che i terroristi vogliono distruggere: le nostre vite, i nostri stili di vita, la nostra società aperta. Dovremo, senza dannosissime esitazioni, fare passare altri messaggi, duri e espliciti, incondizionati. Braccheremo e scopriremo i terroristi ovunque siano e ovunque si rifugino. Colpiremo i loro ispiratori, i loro predicatori, i loro finanziatori, i loro complici. Sappiamo che sono molti, ma abbiamo i mezzi tecnologici per perseguirli e la volontà politica per non cedere a nessuno dei portatori di odio e di morte.

Non crediamo neanche per un momento che il disagio sociale sia la giustificazione del loro agire barbarico. “Integrarli” dando loro un lavoro, trovando una compagna (oops, moglie) che si radicalizzerebbe con loro? Sappiamo che le azioni di Al-Qaeda e dell’ISIS fanno parte di un progetto politico che trae e cerca legittimazione in una lettura del Corano che non viene sconfessata dagli interpreti di quel Corano se non saltuariamente, tardivamente, goffamente, mai “senza se e senza ma”. I lupi solitari raramente sono tali; sempre sono ispirati da quanto le organizzazioni che ricorrono al terrorismo hanno già fatto e sempre cercano approvazione e lode, spesso anche denaro e carriera che qualche capo militare, ma anche qualche imam, è in grado di offrire loro. Diciamo alto e forte che quei terroristi non hanno come obiettivo nessun riscatto di persone e di popoli oppressi. Spesso vengono da situazioni di oppressione nei loro paesi d’origine alle quali non hanno mai tentato di porre rimedio. Mirano piuttosto a entrare essi stessi nei ranghi degli oppressori dei dissenzienti, delle donne, dei diversi.

È vero che noi, purtroppo, non tutti, riteniamo che quello che l’Occidente ha conseguito in materia di diritti è infinitamente superiore a quanto esiste negli Stati e nelle organizzazioni nelle quali l’Islam è assurto a principio regolatore della società, della cultura, della vita. Quei popoli e quelle persone saranno ancora più repressi e maltrattati se il terrorismo vincesse. La nostra società aperta garantisce a tutti prospettive di libertà, compresa quella di culto, e eguaglianza di opportunità impensabili in qualsiasi luogo nel quale Al Qaeda e ISIS sono dominanti, incommensurabili con quanto il mondo islamico è e sarà mai, a meno di profondi cambiamenti culturali e politici, in grado di offrire. Le società aperte dell’Occidente non solo sanno cambiare, ma sanno imparare e correggere i loro errori. Non sono il migliore dei mondi possibili, ma sono il più elevato punto di partenza per chi voglia impegnarsi nella costruzione del suo mondo preferito. Questo dovremmo volere e sapere dire ai terroristi, ai loro capi, ai loro fiancheggiatori e a coloro fra noi che temono che i terroristi non saranno sconfitti, ma addirittura potranno vincere. Prima lo diciamo anche con accentuazioni e sensibilità diverse –l’Occidente non è una caserma totalitaria– meglio sarà.

Pubblicato AGL il 25 agosto 2017

 

2017: los tres grandes desafíos

 

clarin

El año 2017 empezó trayendo consigo, pesadísimos e ineludibles, tres desafíos que marcaron todo el año 2016 y subsistieron incluso hasta su finalización, trágicamente (en Berlín y Estambul): el terrorismo, las desigualdades, la elección de Donald Trump. El terrorismo de matriz islámica —negar su motivación religiosa no sólo es absurdo sino también erróneo—, se ha convertido a esta altura en una constante en distintas zonas del mundo. Hay quien sostiene que en realidad este terrorismo está vinculado y es producto de lo ocurrido en Irak y Libia, y hoy, sobre todo, de la guerra civil en Siria. Sin negar la contribución de estas tres situaciones, nos equivocaríamos todos, dramáticamente, si olvidáramos cuántos son los hechos de terrorismo atribuibles y reivindicados por Al Qaeda antes de la guerra de Irak. No, el terrorismo nació antes de la letal decisión del presidente George Bush (secundado por Tony Blair) de entrar en guerra contra Saddam Hussein, abriendo una enorme caja de Pandora de conflictos étnico-religiosos adormecidos. Ese terrorismo, financiado por países árabes que se sienten amenazados y siguen estando bajo extorsión, está en condiciones de llevar a cabo ataques en muy diversos lugares de Europa, Estados Unidos, Oriente Medio y África. Sostener que cualquier atentado es obra de “lobos solitarios” significa subestimar dos elementos. El primero es que, de todas formas, hay hombres dispuestos a matar, al grito de “Alá es grande”, porque han internalizado los preceptos de la guerra contra Occidente. Segundo, que estos lobos solitarios, cualquiera sea el modo en el que se haya producido su radicalización —en los suburbios parisinos, en un barrio-gueto de Bruselas, en cárceles, en, mucho más raramente, centros de recepción de inmigrantes—, encuentran con rapidez el apoyo de otros hombres y mujeres que comparten con ellos sus objetivos. Nada de esto está destinado a desaparecer ni, mucho menos, a ser erradicado o superado en 2017. Afirmar que el terrorismo no cambiará nuestra vida de occidentales es muy hipócrita y de ninguna manera tranquilizador. Cualquiera que viaje en avión sabe cuánto, para peor, ha cambiado nuestra vida.

Algunos de nosotros estamos preocupados por las desigualdades y por su crecimiento abrumador porque preferimos una sociedad más justa en la distribución de la riqueza. Porque pensamos que cuando la riqueza, producida por patrimonios más que por el trabajo, se concentra cada vez más en las manos y en los fondos de inversión de pequeños porcentajes de la población de pocos países, no sólo de los más ricos (el fenómeno se produjo ya en China y se ha extendido incluso a India), la vida de demasiadas personas se vuelve insoportable. Sabemos que existe una relación estrecha entre bienestar y democracia. Creemos, sin embargo, que cuanto más equilibrada sea la distribución de los recursos, cuanto mejor esté vinculada a la igualdad de oportunidades, cuanto más surja de la posibilidad de tener un trabajo y de obtener de él los frutos merecidos, tanto más aceptable será la vida de todos. Las desigualdades injustificables minan la cohesión social, generan tensiones insoportables y no contribuyen de hecho al funcionamiento óptimo del sistema económico.

La escalada de las desigualdades se debe ampliamente a la victoria, que pareció definitiva, de la ideología neoliberal. Esa ideología no ha sabido mantener la otra campana de su promesa, vale decir, que la acumulación de riqueza en manos de un estrato social restringido se traduciría rápidamente en inversiones, en oportunidades, en aumento de la ocupación, en más recursos para todos. El desafío de contener y reducir las desigualdades que, naturalmente, no podrá ser resuelto en 2017, convoca a la causa sobre todo a la izquierda: a sus partidos, a sus movimientos, a sus intelectuales. No se requiere únicamente la redefinición del rol del Estado en la esfera económica, es decir, el relanzamiento de las medidas políticas y, me atrevería a decir, de la “filosofía” keynesiana. Se requiere la formulación de una nueva ideología que sepa mantener juntos keynesianismo y bienestar social en un mundo enormemente más complejo. Precisamente cuando es dinámica la economía produce y reproduce desigualdades. No le bastará al Estado con ser democrático para reducir esas desigualdades sin obstaculizar el desarrollo. Deberá convencer a la mayoría de la población de que actúa en función del interés colectivo, que sabe hacerlo porque es confiable y competente. Ésta es la tarea de una ideología que tiene una visión del mundo y habla no sólo al cerebro sino también al corazón de la gente.

El tercer desafío de 2017 es el más inesperado y el más imprevisible: el constructor chapucero, operador inmobiliario y empresario televisivo absolutamente desprovisto de toda experiencia y conocimiento político, Donald Trump, en la Casa Blanca. La presidencia Trump es un desafío, ante todo, a la democracia de EE.UU., a sus mecanismos, a sus estructuras, a sus ‘checks and balances’ (controles y contrapesos), incluso al principio cardinal del liberalismo (“la separación entre poder económico y poder político”). Es el desafío a los derechos civiles y políticos sobre los cuales se construyó, si bien entre conflictos, tensiones y discriminaciones, la democracia de Estados unidos. Es, por último, el desafío al actual desorden internacional del mundo. Sólo veo riesgos y peligros. Feliz Año.

Traducción: Román García Azcárate

Publicado el 12 de enero de, 2017

Refugiados: la Unión Europea no es el peor de los problemas

CatturaTodavía, la Unión Europea puede ser parte de la solución. El problema, nadie debe olvidarlo, ha sido producido por la guerra en Irak, lanzada por los EE.UU. de George W. Bush y la Gran Bretaña de Tony Blair (también con los votos de los conservadores). Desde la segunda mitad de los años 2000, todos los sistemas políticos del Medio Oriente y del Magreb han sido desestabilizados. Todos han mostrado en su interior una mezcla horrorosa de tradicionalismo social, de fundamentalismo religioso, de autoritarismo político. Al Qaeda ha radicalizado la lucha política pero, ahora, parece que Estado Islámico lo ha reemplazado. La explosión de Libia, las guerras civiles en Siria, Yemen y Sudan, el conflicto infinito en Irak, las tensiones en Nigeria y la pobreza en la Africa subsahariana obligan a cientos de miles de personas a emigrar. Los migrantes escogen los países de la vieja Europa, es decir, no quieren ir a los de la Europa centrooriental. Hungría es un país de tránsito.

No un país en el cual los migrantes desean quedarse. Primero, entonces, los migrantes ofrecen un homenaje a Europa como lugar de paz, de prosperidad (a pesar de las recientes tendencias económicas no siempre positivas), de democracias y de protección y promoción de los derechos de los hombres, de las mujeres, de los niños (más después). Segundo, los migrantes en Hungría han mostrado signos y han gritado y cantado “We want Germany”. Eso también es un extraordinario homenaje a los alemanes y a la señora Angela Merkel. Es el reconocimiento más significativo de que los alemanes, gracias a su sistema político, a su eficiencia económica, a su capacidad de respetar las reglas, han conquistado una verdadera hegemonía que, como lo ha escrito Antonio Gramsci, es un conjunto de consenso y fuerza. Según los sondeos del eurobaró- metro, 80% de los ciudadanos de la Unión Europea (y todos los países de Europa fueron invadidos por la Alemania nazi) tienen mucha confianza en los alemanes. La difícil política de recepción de los migrantes en muchos países de la Unión Europa va a cambiar bajo la leadership de Alemania, que ya acoge millones de turcos y de migrantes que vienen de los Balcanes.

Emoción y conmoción. La foto del niño sirio muerto en una playa de Turquía por supuesto ha sensibilizado la opinión pública de muchos países europeos. Es justo que sea así. El proprio grandísimo sociólogo alemán Max Weber ha escrito que la política se hace con la cabeza, pero no sólo con la cabeza. Las emociones cuentas. Las imágenes pueden hacer una diferencia. Pero deben ser interpretadas y explicadas. La responsabilidad de la muerte del niño no es de la Unión Europea. Es de los que en Siria luchan en una compleja guerra civil en la cual hay una peligrosa presencia de los guerrilleros de Estado Islámico y parece difícil derrotar a un dictador sanguinario como Al-Assad. El niño nos habla en nombre de todos los que quieren vivir en sistemas políticos aun no necesariamente democráticos, pero que logran garantizar orden político sin terror. En las condiciones existentes en Africa y en Medio Oriente, parece hoy muy difícil establecer una clara distinción entre los que intentan huir de la pobreza y del hambre, migrantes clandestinos, y los que dejan su país por opositores políticos de regímenes represivos y opresivos: los refugiados políticos. No es correcto hablar de una “crisis” humanitaria. Es un poderoso desafío humanitario. Los europeos tienen todas las herramientas, sociales, culturales, económicas y políticas para ganar el desafío humanitario en el Viejo Continente. Todavía es clarísimo que la victoria nunca será definitiva mientras existan dictadores, fundamentalistas religiosos, teócratas y terroristas financiados por algunos Estados árabes. Sin transformar de manera democrática Medio Oriente y Africa, muchos migrantes continuarán escapando de la opresión y la Unión Europea deberá ofrecer asilo(y civil).

Suplemento especial de diario PERFIL sobre el drama de los refugiado. Domingo 6 de Septiembre de 2015

Perfil